Pagina web de Oleg Vorontsov - Medios informativoshttp://olegvorontsov.com/es/medios-informativos/Pagina web de Oleg Vorontsov - Medios informativosesRhttp://www.rssboard.org/rss-specificationhttp://olegvorontsov.comCuentos chinos VIhttp://olegvorontsov.com/es/medios-informativos/2008-08-08/389/Fri, 08 Aug 2008 00:00:00 +0400<font color="#ffffff"><span style="font-size: 13pt; font-family: Arial" lang="ES"><font size="3" color="#ffffff" face="Times New Roman"><span style="color: black" lang="ES-TRAD"><font color="#ffffff"></font></span></font></span></font><font color="#ffffff"><span style="font-size: 13pt; font-family: Arial" lang="ES"><font size="3" color="#ffffff" face="Times New Roman"><span style="color: black" lang="ES-TRAD"><font color="#ffffff"> <p> - Abrazo de gol </p> <p> Roberto Perfumo suele despedirse en su programa Hablemos de f&uacute;tbol con la significativa frase &quot;abrazo de gol&quot;. Quienes jugaron a la pelota alguna vez saben muy bien de qu&eacute; se trata, aunque en los &uacute;ltimos tiempos los goles se celebran con curiosas escenograf&iacute;as que, en algunos casos, no incluyen a los compa&ntilde;eros. Se supone que si uno da un pase magistral y el otro define fen&oacute;meno, esos dos jugadores se tienen que buscar para la celebraci&oacute;n. Y no siempre pasa. En el primer gol de Argentina a Costa de Marfil, Juan Rom&aacute;n Riquelme y Lionel Messi se juntaron en la cancha (como los amantes del buen f&uacute;tbol queremos) y luego se abrazaron efusivamente (tambi&eacute;n como todos queremos)... Pareci&oacute; aut&eacute;ntico. Emocion&oacute;. &iquest;O s&oacute;lo se trat&oacute; de un montaje escenogr&aacute;fico destinado a ahuyentar la idea que circula respecto de las cuestiones de vedettismo que los separa? Ojal&aacute; que no. Va a ser muy bueno para el equipo que se sigan encontrando. Adentro y afuera. </p> <p> - Guardiola, piola </p> <p> &quot;La afici&oacute;n del Bar&ccedil;a sabe que tiene en Lionel Messi a un jugador extraordinario y que cuando vuelva har&aacute; cosas maravillosas. La gente lo entender&aacute;. Esto (estar en los Juegos) es una vez en la vida y &eacute;l quiere jugar&quot;, dijo Pep Guardiola, el t&eacute;cnico del Barcelona, un tipo muy sensato, defensor del f&uacute;tbol que le gusta a la gente y los jugadores que lo practican. </p> <p> - Otro mito derribado </p> <p> &quot;Lo importante es competir&quot;, dijo, en su declaraci&oacute;n m&aacute;s famosa, el bar&oacute;n Pierre de Coubertin... &quot;Lo esencial no est&aacute; en la victoria, sino en una buena lucha&quot;, agreg&oacute;, apelando al esp&iacute;ritu que reinaba en los primeros Juegos de la historia. Pero, &iquest;era realmente as&iacute;? </p> <p> La verdad es que a los antiguos griegos s&oacute;lo les interesaba ganar y no se conformaban con otra cosa que no sea la victoria. No hab&iacute;a premios para segundos ni terceros lugares; el &uacute;nico que contaba era el primero. Los perdedores volv&iacute;an a su ciudad llenos de deshonra. Cuenta el poeta y cronista P&iacute;ndaro: &quot;Se escabull&iacute;an por los callejones, apartados y furtivos, humillados por la derrota&quot;. </p> <p> Por otra parte, los &quot;venerables&quot; griegos antiguos no ten&iacute;an cargos de conciencia al hacer trampa con tal de ganar, y los sobornos eran comunes. El boxeador Eupolo de Tesalia ganaba &quot;comprando&quot; a sus adversarios; Calipo de Atenas tambi&eacute;n sobornaba a sus oponentes en el pentatl&oacute;n, y Dam&oacute;nico de Elis pudo ver a su hijo, Pol&iacute;ctor, ganar un encuentro de lucha luego de haberle pagado al padre de su contrincante. </p> <p> Algunos luchadores se engrasaban distintas partes del cuerpo para que sus adversarios no pudieran sujetarlos. </p> <p> Las carreras de fondo consist&iacute;an en dar vueltas a una corta pista con &aacute;ngulos que dificultaban a los corredores cambiar de direcci&oacute;n y se cree que en estos puntos era com&uacute;n hacer trampa, ya fuera derribando a los contrincantes o tomando atajos. </p> <p> La historia ol&iacute;mpica no registra, de todos modos, casos como el del bid&oacute;n de Branco. </p> <p> - Para volverse chino </p> <p> No fue f&aacute;cil decidirse en qu&eacute; canal seguir el partido de la Selecci&oacute;n Argentina. TyC Sports ofrec&iacute;a la ventaja de sus enviados en China, mientras que Canal 7 s&oacute;lo ten&iacute;a a sus comentaristas en el piso. Pero vaya a saberse por qu&eacute; cuesti&oacute;n tecnol&oacute;gica, la voz de Walter Nelson diciendo que el arquero marfile&ntilde;o hab&iacute;a atajado la pelota llegaba antes de que Riquelme ejecutara el tiro libre. Y as&iacute;, suspenso liquidado... </p> <p> - <i>El coleccionista</i> </p> <p> <i></i> </p> <p> <i>Oleg Vorontsov, un ciudadano ruso afincado en Espa&ntilde;a, tiene el record mundial de piezas ol&iacute;mpicas. En 1972, la madre le dio medio rublo con la intenci&oacute;n de que iniciara alg&uacute;n tipo de colecci&oacute;n y la celebraci&oacute;n de los Juegos en Munich, ese a&ntilde;o, le sirvi&oacute; el motivo en bandeja. De modo que se fue a un quiosco de prensa y all&iacute; adquiri&oacute; su primer pin. Despu&eacute;s comenz&oacute; un periplo de tres d&eacute;cadas por todo el mundo, rebuscando entre la basura de las villas ol&iacute;mpicas y realizando adquisiciones en subastas p&uacute;blicas. Hoy cuenta con 30 mil pins, medallas de todos los Juegos de la Era Moderna, antorchas, uniformes de las expediciones nacionales, carteles promocionales, vasos, platos, vasijas y objetos de arte con motivos ol&iacute;mpicos. Hasta debe tener algo de los folletos de promoci&oacute;n de Buenos Aires, sede ol&iacute;mpica en los tiempos en que Menem hablaba de Primer Mundo.</i> </p> </font></span></font></span></font> www.pagina12.com.Medios informativosUna vida dedicada a los mitos ol&#237;mpicos.http://olegvorontsov.com/es/medios-informativos/2005-06-11/387/Sat, 11 Jun 2005 00:00:00 +0400<span style="color: black" lang="EN-US"><font face="Times New Roman"><font color="#ffffff"><font size="3"><b><span style="color: #333333" lang="EN-US"><font color="#ffffff">El Museo de la Ciudad ofrece hasta el pr&amp;#243;ximo 7 de julio un monogr&amp;#225;fico sobre la historia de los Juegos. La muestra cuenta con mas de 50.000 piezas que pertenecen a Oleg Vorontsov, un ciudadano ruso afincado en Las Rozas.</font></span><span style="color: #333333"><o:p></o:p></span></b>Puede la afici&oacute;n ol&iacute;mpica convertirse en una forma de vida o, yendo m&aacute;s lejos, en una obsesi&oacute;n? Que se lo pregunten a Oleg Vorontsov, cuyo acervo y car&aacute;cter altruista han hecho de &eacute;l una especie de heredero <st1:state w:st="on">del</st1:state> legado moral y cultural que a finales <st1:state w:st="on"><st1:place w:st="on">del</st1:place></st1:state> siglo XIX comenz&oacute; a propagar por todo el mundo el bar&oacute;n de Coubertin. <o:p></o:p></font></font></font></span><font size="3"><span style="color: black" lang="EN-US"><font face="Times New Roman"><font color="#ffffff">En 1972 su madre le dio 20 copecks (fracci&oacute;n <st1:state w:st="on"><st1:place w:st="on">del</st1:place></st1:state> rublo) con la intenci&oacute;n de que iniciara alg&uacute;n tipo de colecci&oacute;n. La celebraci&oacute;n de los Juegos en M&uacute;nich ese a&ntilde;o le sirvi&oacute; el motivo en bandeja.De modo que se fue a un quiosco de prensa y all&iacute; adquiri&oacute; su primer pin. Despu&eacute;s comenz&oacute; un periplo de tres d&eacute;cadas por todo el mundo, rebuscando entre la basura de las villas ol&iacute;mpicas y realizando adquisiciones cuerpo a cuerpo o en subastas p&uacute;blicas.Hoy ya cuenta con m&aacute;s de 100.000 piezas. <o:p></o:p></font></font></span><span style="color: black" lang="EN-US"><font face="Times New Roman"><font color="#ffffff">Este ciudadano ruso afincado en Las Rozas ha hecho posible que <st1:state w:st="on">Madrid</st1:state> cuente, a menos de 30 d&iacute;as de la crucial votaci&oacute;n de Singapur, con una de las mayores exposiciones sobre la historia <st1:state w:st="on"><st1:place w:st="on">del</st1:place></st1:state> olimpismo moderno. <o:p></o:p></font></font></span><span style="color: black" lang="EN-US"><font face="Times New Roman"><font color="#ffffff">Vorontsov ha llegado a un acuerdo con el Ayuntamiento de Madrid para que gran parte de su colecci&oacute;n privada sobre el mundo del olimpismo -una de las dos m&aacute;s importantes del mundo- forme parte de la muestra Pasi&oacute;n ol&iacute;mpica: memoria y futuro que el Museo de <st1:personname ProductID="la Ciudad" w:st="on">la Ciudad</st1:personname> albergar&aacute; hasta el pr&oacute;ximo 7 de julio. <o:p></o:p></font></font></span><span style="color: black" lang="EN-US"><font face="Times New Roman"><font color="#ffffff">As&iacute;, junto a las maquetas y paneles explicativos de la candidatura ol&iacute;mpica de la capital a los Juegos de 2012, el centro acoge m&aacute;s de 50.000 piezas. Todo un viaje en el tiempo que permite conocer los cambios acaecidos en la cita deportiva m&aacute;s importante <st1:state w:st="on"><st1:place w:st="on">del</st1:place></st1:state> mundo a lo largo de m&aacute;s de una centuria. <o:p></o:p></font></font></span><span style="color: black" lang="EN-US"><font face="Times New Roman"><font color="#ffffff">El visitante podr&aacute; contemplar, por ejemplo, los reglamentos de los primeros Juegos Ol&iacute;mpicos de <st1:personname ProductID="la Era Moderna" w:st="on">la Era Moderna</st1:personname>, un incunable que ha llegado, en perfecto estado, desde <st1:personname ProductID="la Atenas" w:st="on">la Atenas</st1:personname> de 1896 hasta nuestros d&iacute;as. <o:p></o:p></font></font></span><span style="color: black" lang="EN-US"><font face="Times New Roman"><font color="#ffffff">La muestra ofrece, adem&aacute;s, la posibilidad de comprobar <st1:city w:st="on"><st1:place w:st="on">como</st1:place></st1:city> la de los pins no fue una moda de origen reciente y que adem&aacute;s su historia est&aacute; ligada estrechamente al olimpismo. Hasta 30.000 de estos complementos con motivos relativos a los Juegos o a los comit&eacute;s nacionales ol&iacute;mpicos de diferentes pa&iacute;ses se pueden contemplar en las paredes de la primera planta del Museo de <st1:personname ProductID="la Ciudad." w:st="on">la Ciudad.</st1:personname> <o:p></o:p></font></font></span><span style="color: black" lang="EN-US"><font face="Times New Roman"><font color="#ffffff">&laquo;Cuando no exist&iacute;an las acreditaciones&raquo;, explic&oacute; Vorontsov, &laquo;cada atleta o miembro de <st1:personname ProductID="la Familia Ol&iacute;mpica" w:st="on">la Familia Ol&iacute;mpica</st1:personname> deb&iacute;a llevar bien visible un pin para identificar su cargo. Tambi&eacute;n los hab&iacute;a de diferentes colores para diferenciar a los atletas de cada disciplina&raquo;. <o:p></o:p></font></font></span><span style="color: black" lang="EN-US"><font face="Times New Roman"><font color="#ffffff">Entre las 55.000 peque&ntilde;as insignias que posee, Oleg Vorontsov destac&oacute; una perteneciente a la cita ol&iacute;mpica de Par&iacute;s en 1904, una pieza que tard&oacute; siete a&ntilde;os en conseguir. &laquo;Y es que, adem&aacute;s de la pasi&oacute;n, a los coleccionistas nos caracteriza la paciencia&raquo; declar&oacute; el propietario de la muestra. <o:p></o:p></font></font></span><span style="color: black" lang="EN-US"><font face="Times New Roman"><font color="#ffffff">Las medallas, l&oacute;gicamente, no pod&iacute;an faltar en una muestra de este tipo: los interesados podr&aacute;n contemplar galardones de oro y plata pertenecientes a todas y cada una de las citas de los Juegos Ol&iacute;mpicos de <st1:personname ProductID="la Era Moderna." w:st="on">la Era Moderna.</st1:personname> <o:p></o:p></font></font></span><span style="color: black" lang="EN-US"><font face="Times New Roman"><font color="#ffffff">Oleg Vorontsov tambi&eacute;n ha aportado al Museo de <st1:personname ProductID="la Ciudad" w:st="on">la Ciudad</st1:personname> decenas de antorchas, uniformes de las expediciones nacionales, carteles promocionales, vasos, platos, vasijas y objetos de arte con motivos ol&iacute;mpicos.</font><font color="#ffffff"> <o:p></o:p></font></font></span><font face="Times New Roman"><font color="#ffffff"><st1:city w:st="on"><st1:place w:st="on"><span style="color: black" lang="EN-US"><font color="#ffffff">Como</font></span></st1:place></st1:city><span style="color: black" lang="EN-US"><font color="#ffffff"> una placa de bronce, obsequio a los</font> <font color="#ffffff">participantes en los Juegos de Berl&iacute;n de 1938. En ella se pueden observar las distintas fases de los Juegos de <st1:personname ProductID="la Antig&uuml;edad" w:st="on">la Antig&uuml;edad</st1:personname>, que duraban</font> <font color="#ffffff">un total de siete d&iacute;as, desde la jornada de inauguraci&oacute;n a las de entrega de premios. <o:p></o:p></font></span></font></font><span style="color: black" lang="EN-US"><font face="Times New Roman"><font color="#ffffff"><font color="#ffffff">Las</font> mascotas, especialmente la del osito Misha, de los Juegos de Mosc&uacute; de 1980, tambi&eacute;n son otra de las aficiones ol&iacute;mpicas de Vorontsov. Hasta m&aacute;s de un centenar de versiones, en porcelana y vidrio se pueden observar en las vitrinas. <o:p></o:p></font></font></span><span style="color: black" lang="EN-US"><font face="Times New Roman"><font color="#ffffff">A Oleg Vorontsov no le produce ning&uacute;n dilema moral apoyar con esta exposici&oacute;n a la candidatura de Madrid a los Juegos de 2012, siendo ruso de nacimiento: &laquo;Esta ciudad est&aacute; preparada para las olimpiadas. Lo digo como alguien que ha vivido varias citas como jefe de misi&oacute;n de algunos pa&iacute;ses. La capital espa&ntilde;ola est&aacute; preparada y se lo merece&raquo;. A este altruista ol&iacute;mpico le gustar&iacute;a que con el tiempo esta exposici&oacute;n temporal adquiriera el rango de permanente.&laquo;Hasta ahora las diferentes piezas han estado repartidas entre bancos y casas particulares. Mi sue&ntilde;o es hacer un Museo Ol&iacute;mpico en Madrid, m&aacute;s bien un centro de estudios sobre el olimpismo&raquo;. <o:p></o:p></font></font></span><b><span style="color: black" lang="EN-US"><font color="#ffffff" face="Times New Roman">'Pasi&oacute;n ol&iacute;mpica: memoria y futuro'. Hasta el 7 de julio en el Museo de <st1:personname ProductID="la Ciudad" w:st="on">la Ciudad</st1:personname> (Pr&iacute;ncipe de Vergara, 140).</font></span></b></font><span lang="EN-US"><o:p></o:p></span> El MundoMedios informativosPasi&#243;n por la llama ol&#237;mpicahttp://olegvorontsov.com/es/medios-informativos/2005-06-09/388/Thu, 09 Jun 2005 00:00:00 +0400<span style="color: #333333" lang="ES"><font size="3"><font face="Times New Roman"><font color="#ffffff">El Museo de <st1:personname ProductID="la Ciudad" w:st="on">la Ciudad</st1:personname> (Pr&iacute;ncipe de Vergara, 140) no s&oacute;lo re&uacute;ne la historia y la esencia de Madrid. Desde ayer y hasta el pr&oacute;ximo 7 de julio -fecha en la que ya se conocer&aacute; la ciudad que albergar&aacute; los Juegos de 2012- , este centro vivir&aacute; su gran sue&ntilde;o ol&iacute;mpico. Un sue&ntilde;o materializado ahora en forma de antorchas, medallas, pins, banderines, mascotas, trofeos, carteles... Y todo desde los primeros Juegos Ol&iacute;mpicos de la edad moderna, celebrados en la ciudad de Atenas all&aacute; por el a&ntilde;o 1896.<o:p></o:p></font></font></font></span><span style="color: #333333" lang="ES"><font size="3"><font face="Times New Roman"><font color="#ffffff">La exposici&oacute;n &laquo;Pasi&oacute;n ol&iacute;mpica, memoria y futuro&raquo; fue inaugurada ayer por el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallard&oacute;n, en compa&ntilde;&iacute;a del duque de Lugo, Jaime de Marichalar, y el vicealcalde, Manuel Cobo, quienes mostraron as&iacute; su apoyo a la candidatura de Madrid 2012.<o:p></o:p></font></font></font></span><span style="color: #333333" lang="ES"><font size="3"><font face="Times New Roman"><font color="#ffffff">Organizada por las &Aacute;reas de Las Artes y de Urbanismo, Vivienda e Infraestructuras, esta &uacute;ltima a trav&eacute;s de Madrid Infraestructuras Deportivas 2012, esta muestra se ha estructurado en dos alturas. La planta baja del Museo de <st1:personname ProductID="la Ciudad" w:st="on">la Ciudad</st1:personname> introduce al visitante en las infraestructuras m&aacute;s importantes de Madrid 2012. En este sentido, se recogen tres llamativas maquetas que recrean <st1:personname ProductID="la Caja M&aacute;gica" w:st="on">la Caja M&aacute;gica</st1:personname> -Centro de alto rendimiento de tenis-, la ampliaci&oacute;n del Estadio de Madrid y el futuro Anillo y Villa Ol&iacute;mpica. Adem&aacute;s, se han instalado paneles informativos que realizan un somero repaso a todos las instalaciones, en proyecto y en estudio, para un futuro evento deportivo.<o:p></o:p></font></font></font></span><span style="color: #333333" lang="ES"><font size="3"><font face="Times New Roman"><font color="#ffffff">Colecci&oacute;n de Oleg Vorontsov<o:p></o:p></font></font></font></span><span style="color: #333333" lang="ES"><font size="3"><font face="Times New Roman"><font color="#ffffff">La siguiente planta re&uacute;ne parte de la extensa colecci&oacute;n privada del ruso Oleg Vorontsov, un amante de los Juegos que lleva m&aacute;s de treinta a&ntilde;os recopilando tesoros del olimpismo mundial. En esta &laquo;memoria&raquo; de la exposici&oacute;n podemos admirar carteles ol&iacute;mpicos, diplomas, programas y reglamentos de los Juegos desde 1906, planos, grabados y hasta floreros de campeones de los Juegos Ol&iacute;mpicos de Invierno celebrados en Cortina D'Ampezzo en 1956.<o:p></o:p></font></font></font></span><span style="color: #333333" lang="ES"><font size="3"><font face="Times New Roman"><font color="#ffffff">Como record&oacute; ayer el propio Vorontsov a Ep, &laquo;mi primer pin lo compr&eacute; a los ocho a&ntilde;os con 20 copeks que me dio mi madre. Desde entonces he seguido comprando y guardando todo lo relacionado con las Olimpiadas, porque esta es una afici&oacute;n en la que nunca est&aacute;s satisfecho y siempre est&aacute;s buscando nuevos art&iacute;culos&raquo;.<o:p></o:p></font></font></font></span><span style="color: #333333" lang="ES"><font size="3"><font face="Times New Roman"><font color="#ffffff">As&iacute;, adem&aacute;s de numerosos pins y banderines, encontramos trofeos de los Juegos Ol&iacute;mpicos de Estocolmo de 1912, placas de Comit&eacute;s Ol&iacute;mpicos desde principios del siglo XX, diplomas de participaci&oacute;n y medallas que recorren todas las ciudades que acogieron este evento, tanto en los juegos de verano como de invierno: Atenas, Par&iacute;s, Saint Louis, Londres, Estocolmo, Amberes, Amsterdam, Los &Aacute;ngeles, Berl&iacute;n, Helsinki, Merlbourne, Tokio, M&eacute;xico, M&uacute;nich, Montreal, Mosc&uacute;... hasta las &uacute;ltimas de Atenas. Y tambi&eacute;n podremos admirar una de las piezas estrella de esta amplia colecci&oacute;n: la medalla de plata para campeones de 1896, entregada en los Juegos Ol&iacute;mpicos celebrados en Atenas. <o:p></o:p></font></font></font></span><span style="color: #333333" lang="ES"><font size="3"><font face="Times New Roman"><font color="#ffffff">Obras de arte<o:p></o:p></font></font></font></span><span style="color: #333333" lang="ES"><font size="3"><font face="Times New Roman"><font color="#ffffff">Pero en esta exposici&oacute;n no s&oacute;lo se conjuga de manera clara el placer del coleccionismo de piezas singulares con un mismo motivo: los Juegos Ol&iacute;mpicos. Algunas de ellas son verdaderas obras de arte, como los trofeos de campeones de 1924, realizados en porcelana de Sevres, o una medalla de bronce de la cita invernal de Nagano, de 1998, que fue realizada por 33 artistas durante dos meses y con sucesivas capas de laca japonesa, como destac&oacute; el propio Vorontsov.<o:p></o:p></font></font></font></span><span style="color: #333333" lang="ES"><font size="3"><font face="Times New Roman"><font color="#ffffff">Otro apartado singular son las antorchas ol&iacute;mpicas, que muestran la mejor y m&aacute;s completa colecci&oacute;n ni siquiera superada por los fondos del Museo del COI en Lausana. Se trata, como afirm&oacute; Vorontsov, &laquo;de las piezas m&aacute;s dif&iacute;ciles de encontrar, pues hay pocos ejemplares y muchas se encuentran en diferentes museos del mundo. Ya s&oacute;lo me falta la de Helsinki&raquo;.<o:p></o:p></font></font></font></span><span style="color: #333333" lang="ES"><font size="3"><font face="Times New Roman"><font color="#ffffff">Y como en cualquier evento deportivo que se precie, las mascotas y los recuerdos gen&eacute;ricos son una parte destacada de su desarrollo. Por esta raz&oacute;n se han reunido en una vitrina a&ntilde;orados Cobi y lejanos Schuss, Waldi, Amik, Misha, Sam, Ho-Dori... Sin olvidar cucharillas, relojes, cerillas, hebillas de cintur&oacute;n, ceniceros, calendarios, abanicos... Cualquier objeto es susceptible de convertirse en un peque&ntilde;o recuerdo o talism&aacute;n para unos Juegos Ol&iacute;mpicos.<o:p></o:p></font></font></font></span><span style="color: #333333" lang="ES"><font size="3"><font face="Times New Roman"><font color="#ffffff">Pr&oacute;ximas citas<o:p></o:p></font></font></font></span><span style="color: #333333" lang="ES"><font size="3"><font face="Times New Roman"><font color="#ffffff">Para terminar el recorrido, esta muestra anima al visitante a anticiparse a los pr&oacute;ximos Juegos, admirando los carteles ol&iacute;mpicos de Pek&iacute;n en 2008 o, de nuevo, viviendo una pasi&oacute;n: Madrid 2012.<o:p></o:p></font></font></font></span> www.abc.esMedios informativos